sábado, 7 de junio de 2014

Unidad 6 - MOOCafé

   Tomar un café  o un té (o un "caté", que somos bilingües) en la escuela es una de esas experiencias que nos reconfortan y que nos ayudan a estar más cerca los unos de los otros. En nuestro caso ha sido siempre una experiencia añorada cuando no se ha dado y muy disfrutada cuando la hemos vivido.

   Nuestros tutores de este magnífico y vivificante curso nos animan a que organicemos uno en el que los participantes podamos debatir en torno a tres ejes fundamentales:

     - ¿En qué medida y de qué manera puede haber centros que favorezcan o dificulten el aprendizaje basado en proyectos?

    - ¿Cuáles son las principales dificultades para la puesta en marcha y la gestión de proyectos de aprendizaje y cómo podemos solucionarlas?

        - ¿Cuáles son las claves para que un centro educativo pueda (aspirar a) enseñar por proyectos?

 
Lo primero en lo que estamos todos de acuerdo es que cada una de estas cuestiones ya es, por sí misma, motivo para un "caté" que podría durar varios encuentros, pero nos ponemos manos a la obra y aunque las conversaciones seguirán en los días posteriores, esto es lo que allí se compartió.

    - ¿En qué medida y de qué manera puede haber centros que favorezcan o dificulten el aprendizaje basado en proyectos?

   Como a estas alturas ya había elaborado varios documentos de reflexión en torno al ABP, nos vinieron muy bien para afrontar esta interrogante. En primar lugar constatamos que en Ed. Infantil es una práctica más extendida que en Ed. Primaria, seguramente porque en esta etapa hay una mayor presión por parte de las familias y la administración para que se completen "los temarios", así como que se "acaben los libros". No obstante, hay áreas más proclives a su puesta en práctica, como puede ser CM o Lenguaje, lo que ha permitido que ya haya diversas experiencias en ellas.

   ¿Qué centros facilitan el ABP? Estas son nuestras aportaciones.

   - Sin duda aquellos en los que, en primer lugar, hay una plantilla estable.

   - En segundo lugar los que cuentan con un liderazgo pedagógico capaz de aglutinar voluntades, dar salida a las propuestas didácticas, propiciar las condiciones horarias, espaciales, curriculares y organizativas necesarias para que se pueda dar.

   - Una tercera idea nos habla de la importancia de transmitirles muy bien a las familias el sentido de nuestro trabajo. Es un aspecto clave, pues el ABP alcanza todo su sentido si hay una estrecha sintonía entre todos los miembros de la comunidad educativa. Las familias tienen que entender muy en qué consiste para así poder contar con su colaboración, muy importante para nosotros.

     ¿Cuáles son las principales dificultades para la puesta en marcha y la gestión de proyectos de aprendizaje y cómo podemos solucionarlas?

   Como he mencionado antes, hemos manejado los documentos que he ido elaborando a lo largo de estas semanas. Entre ellos figuran "Ventajas e inconvenientes del aprendizaje basado en proyectos" y "Reflexión para la transformación". Nos han servido como referencia para el debate y la reflexión y de los mismos extraemos estas conclusiones:

  1. Es muy difícil encontrar compañeros de viaje. No será fácil que en nuestro entorno haya un ambiente favorable ni, mucho menos, conocedor de esta forma de trabajar.  

   ¿Cómo solucionarlo? Llevando a cabo una tarea de divulgación con la palabra y, sobre todo, con los hechos. Respetando y apreciando la labor de quienes no apuestan por el ABP y considerando toda práctica educativa válida, pues en todos los casos nuestros compañeros, y nosotros mismos, trabajamos con ilusión y voluntad de hacer bien nuestro trabajo.

 2. Ni la administración ni las instituciones educativas apuestan decididamente por desarrollar un proceso de formación del profesorado pues puede resultar complejo y costoso. Así, nos encontramos con entornos desmotivados, cansados y escépticos y ese no es el mejor ambiente para desarrollar una nueva metodología de trabajo.  

   ¿Cómo solucionarlo? En este caso los líderes del centro tienen que apoyar y dar amparo a todo tipo de iniciativas, por encima de políticas educativas no perdurables y cambiantes.

 3. No recibimos ayudas externas y, además, estamos sobrecargados de trabajo. Excesiva burocracia, mil reuniones y urgencias en el calendario son razones suficientes para desanimarnos en poner en marcha nuevas iniciativas.  

   ¿Cómo solucionarlo? Los líderes del centro tienen que propiciar un clima de trabajo tranquilo y razonable, que permita que los docentes se realicen y puedan desarrollar sus iniciativas con libertad y sintiéndose protagonistas.

   4. ¿Más trabajo? ¿Más esfuerzo? ¿Más dificultades? Ahora resulta que tengo planificar, elaborar materiales propios, buscar momentos y espacios para el encuentro y el trabajo en equipo y ser capaces de acoger el espíritu de trabajo colaborativo. 

  ¿Cómo solucionarlo? Construyendo un horario de trabajo que facilite el encuentro y poder compartir experiencias, inquietudes y propuestas.

  5. En ocasiones nos encontramos con compañeros radicales, tanto a favor del uso exclusivo de una metodología por proyectos como defensores de una enseñanza tradicional que les aporta seguridad. Clima no muy favorable, desde luego.

     ¿Cómo solucionarlo? Desde luego evitando ser inflexibles y radicales. Nadie tiene la razón, pero todos tenemos razones. Se trata de llegar a acuerdos y acercar posturas. Los enfrentamientos son una mala decisión

   6. Para trabajar por proyectos necesitamos la colaboración y complicidad de las familias y eso no siempre es posible. En ocasiones, imposible.  

   ¿Cómo solucionarlo? Llevando a cabo un trabajo sostenido y permanente de información, encuentros y comunicación. Las familias tienen que conocer muy bien lo que les proponemos y eso es una tarea costosa y lenta ante la que nunca tenemos que desfallecer.

   7. La organización horaria de los colegios e institutos no favorece en absoluto el desarrollo de un aprendizaje basado en proyectos. Es muy difícil modificar el esquema tradicional y eso es un impedimento serio que nos obliga en ocasiones a desistir del desarrollo de un proyecto.  

     ¿Cómo solucionarlo? Los horarios, ese acantilado ante el que se estrellan una y otra vez tantas propuestas didácticas. Desde luego si no rompemos el esquema clásico lo tenemos muy difícil y hay que decir que ahora mismo no soplan vientos favorables.

   8. ¿Y la distribución espacial? Aulas pequeñas, muchos niños, mobiliario mal distribuido e inadecuado para trabajar en equipos y no hay aulas para trabajo en común. Si nos fijamos bien, los colegios están diseñados para trabajar y vivir individualmente y no facilitan el contacto y los agrupamientos flexibles. ¡Demasiados inconvenientes! 

     ¿Cómo solucionarlo? Podríamos calcar el texto anterior refiriéndonos ahora a los espacios. 

   9. Y para acabar de desanimarnos, ahora tenemos que saber proponer proyectos bien relacionados con las competencias. O sea, volver a elaborar documentos educativos que se ajusten a la nueva ley de educación. ¡Uf, qué pereza! Y además, sin tener la certeza de que esta ley vaya a perdurar en el tiempo, acostumbrados como estamos a los vaivenes políticos.  

     ¿Cómo solucionarlo? Este asunto se nos escapa. La administración educativa está sujeta a los vaivenes políticos en nuestro país. Difícil, muy difícil lo vemos.

   Sí, en efecto. Son conclusiones realistas, ajustadas a lo que vivimos cada día y perfectamente reconocibles por cualquier docente que pretenda llevar a cabo el desarrollo del aprendizaje basado en proyectos. Así lo hablamos, así lo contrastamos y así lo reflejo en este blog. 

- ¿Cuáles son las claves para que un centro educativo pueda (aspirar a) enseñar por proyectos?

   Desde luego en esto estamos todos de acuerdo después de mucho hablar: el cambio metodológico tiene que nacer dentro de cada uno de nosotros. Es muy difícil cambiar las cosas si no cambiamos antes cada uno de nosotros. Y desde luego que para que un centro educativo pueda aspirar a enseñar por proyectos tenemos que recoger muchas de las propuestas que apuntamos en el punto anterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario